Columnas

18 de enero de 2020

cows-Betsy-Oliver-bethlilyredwood (1).jp

"Leche con Sangre"

Por Soledad Robledo
CEDA Chile y Podcast Narices Húmedas

Foto tomada por Beth Lily Redwood a Betsy y Oliver de Lighthouse Farm Sanctuary de Scio, Oregon E.E.U.U.

Los niños deben tomar leche. Más sano que un yogur. Un conejo feliz preparándose para tomar una leche saborizada. Productos cuyas etiquetas muestran a una mamá animal con su hijx. Esa es la retórica de la industria láctea que nos quiere hacer creer, en realidad ya lo ha hecho, que la leche es sana e indispensable.


Fui vegetariana por muchos años; continuaba consumiendo lácteos porque creía que los animales debían estar bien ya que no morían. Y en realidad no pensaba más allá.Yo amaba el queso a tal punto, que mi hermana me molestaba diciendo que los ratones se ponían tristes cuando me veían.


Pero la verdad es otra.


Todas las empresas que venden leche y sus derivados, llámense Soprole, Quillayes o Nestlé, esconden una de las realidades más violentas cometidas contra seres como las vacas, las cabras y las ovejas junto a sus hijxs. Esta industria miente diciendo que la leche animal no puede ser reemplazada por ningún otro alimento, y, claro, su negocio está destruyendo la naturaleza.


Para seguir produciendo leche para nosotros, estas animales deben ser preñadas para tener sus hijos. Esto se realiza a la fuerza, típicamente a través de inseminación artificial. Los bebés animales son generalmente separados de sus madres dentro de las 24 horas después de su nacimiento, causando una gran angustia para ambxs. Ellos han sido vistos llamándose desesperadamente, el uno a la otra, mientras son separados. Sus hijxs animales son alimentados con reemplazantes de leche, incluyendo sangre de ganado, para que la leche de sus mamás pueda ser vendida a los humanos. A los terneros se les da una dieta baja en hierro a propósito para que su carne, al ser vendida, se mantenga pálida debido a la anemia que contraen. Su cuarto estómago también es utilizado para la elaboración de queso. A los machos adultos, se les mata para vender carne y producir prendas de vestir.


Toda esta barbarie las puede ver, leer y escuchar:
 


En cuanto a la nutrición, ya hay mucha evidencia que demuestra que los humanos no deberíamos consumir lácteos. Universidad de Harvard afirma que los lácteos no son necesarios para una salud óptima, que hay pocas pruebas que sugieran que la leche haga que los niñxs crezcan para "ser fuertes y grandes," y que causa una acumulación de grasa excesiva. La leche está relacionada con el cáncer de próstata, mama y ovarios. Además, puede provocar problemas inmunológicos, alergias y asma. Los empresarixs nos quieren hacer pensar lo contrario, que beber secreciones de animales es indispensable. Inventaron que hay gente con "intolerancia a la lactosa." Pero la verdad es que es normal que la mayoría de nosotrxs no seamos capaces de tomar leche. Desarrollamos una pérdida gradual de la enzima necesaria para digerir la azúcar de la leche, después de ser destetados. . . 


Más sobre los mitos nutricionales de la leche:
 

 

La naturaleza está siendo destruida por la industria láctea. Las vacas y su estiércol producen emisiones de gases invernaderos, como el metano, óxido nitroso y dióxido de carbono, los cuales contribuyen considerablemente al cambio climático. El agua es contaminada por nitratos y restos de antibióticos que se les suministran a los animales para prevenir enfermedades. Además, los alimentos que más consumen agua en el mundo son los productos animales. No es sustentable por donde se la mire, ya que conlleva la pérdida de áreas ecológicas importantes como praderas, humedales y bosques.  Dejar la carne y los productos lácteos es la forma más poderosa que las personas pueden reducir su impacto ambiental en el planeta, según el estudio más completo hecho hasta ahora, por Science (autores Poore y Nemecek). 

 

Infórmate sobre los efectos de los lácteos en el medio ambiente:
 


La buena noticia es que podemos dejar de consumir lácteos en este mismo minuto. El mercado ofrece, cada vez más, diversas ricas alternativas de productos lácteos veganos como queso, yogur, y helado.¿Calcio? Lo podemos obtener a través de alimentos como repollo y brócoli, legumbres, y leches vegetales fortificadas como la soya, arroz y avena. ¿Huesos sanos? Los tendremos si hacemos ejercicio con frecuencia como saltar, trotar y bailar, y si consumimos vitamina D exponiendonos al sol, con prudencia, o con suplementos. ¿Sustentabilidad? La Universidad de Oxford ha informado que producir una taza de leche animal causa tres veces más emisiones de gases invernaderos que cualquier leche vegetal. Por otro lado, el negocio lácteo consume nueve veces más tierra que cualquier otra alternativa de leche no animal. Grandes extensiones de territorio se requieren para que las vacas pasten, y para que se coseche el alimento que necesitan comer.  

 

Finalmente, yo promuevo el dejar de comer y beber cualquier tipo de alimento de origen animal por razones éticas. No quiero ser parte de ninguna actividad que implique el dolor y la muerte de estos seres. Entiendo que no todas las personas sienten una gran sensibilidad por los animales no humanos, pero si dejan de consumir leche y sus derivados por razones de salud o medioambientales, ¡bravo! Más adelante, seguramente, se darán cuenta del interminable sufrimiento perpetrados a los animales por los empresarixs del negocio lácteo. Mi corazón está junto con todas las mamás animales y sus hijxs.