Columnas

30 de noviembre de 2021

Occupied-Header.jpg

"Punk y Veganismo"
 

Por Soledad Robledo
(CEDA Chile y Fundación Justicia Interespecie)

"(...) punks anarcos, veganos, casi luteranos, más cercanos a los hippies de lo que les gustaría admitir."

'Yeah, Yeah, Yeah: The Story of Modern Pop' de Bob Stanley

 

La música punk es sinónimo de rebeldía. Rabia, impotencia y franqueza. Los dardos pueden apuntar contra la monarquía, la barbarie contra los pueblos originarios, o el presidente de turno.

 

También, la causa de los demás animales es una de sus preocupaciones. 

 

Primero, una reseña de cómo nace el punk.  Así es que, a leer con música ad hoc de fondo.

 

Occidente en los 70 no era muy alegre (¿lo es ahora?). La música pop, peor: John Denver, Elton John y Kee Kee Dee, y un pianista tocando The Entertainer. En Chile se prohíbe música de protesta a partir del 73.

Vamos, ahora, acercándonos a las ciudades donde se inicia todo.

 

Nueva York tenía múltiples problemas: recesión, desempleo, y crimen. 

 

Londres estaba en un hoyo.

A pesar de que la guerra había finalizado hacía más de 30 años, en Inglaterra todavía quedaban restos de edificios bombardeados. El gobierno estaba en la ruina, ya que su programa de beneficios sociales había colapsado por la crisis del petróleo. Había huelgas de todos los sectores. La juventud no podía encontrar trabajo. 

La leyenda cuenta que la música punk se origina en sucuchos neoyorkinos, como el mítico club CBGB, que comienza a hacerse famoso al presentar bandas de rock no comerciales. A  mediados de los 70 había libertad, autenticidad y creatividad joven. Sin embargo, parecía que a muy pocos este fenómeno les importaba. Su fiel público, el cual se sentía cercano al arte y a la izquierda, eran sólo un centenar de personas, El lema era 'sabemos que la cosa está mala allá afuera pero nosotros nos vamos a divertir.'

 

En 1974 The Ramones, todos con el mismo apellido y corte de pelo inusual, ofrecen 15 canciones, a alto volumen, en 20 minutos. En 1977 le toca el turno a Television, que era más 'artístico'. Talking Heads compone música 'diferente'. Así, se va creando una comunidad colaborativa de diversos músicos alienados, que apenas pueden sobrevivir económicamente, ajenos al negocio de la entretención masiva. Luego, estos artistas más otros del circuito, como Blondie y Patti Smith, son contratados por sellos discográficos. 

 

En el Reino Unido empiezan a llegar estos discos. A diferencia del nacimiento del punk estadounidense que remarcaba lo artístico, el británico criticaba la política y el sistema de clases. Era más que música; quería horrorizar a los ricos y a la reina, perturbar a la gente más vieja, y destruir el status quo.  

A fines de 1975, empiezan a circular rumores de que una música espectacular se estaba creando al otro lado del océano. Unos poquísimos chicos tenían estas grabaciones.

En diciembre del '76 había sólo tres canales de TV inglesa; existía un conductor, Bill Grundy, quien era considerado un ídolo. En su programa Today se iba a presentar Queen, pero a último momento, cancelaron. Entonces, la producción debió buscar de inmediato un reemplazo ya que la transmisión era en directo. 

Alguien llamó a Malcom McLaren, quien había trabajado en la escena musical de Nueva York unos años antes, ya que representaba a una banda que había lanzado un sencillo hacía una semana. Su nombre: The Sex Pistols. Los fueron a buscar en limusina, y los chicos disfrutaron el viaje tomando vino junto a unos amigos. Los músicos llegaron bastante borrachos al estudio y, para peor, Grundy no se había mostrado muy entusiasmado al saber que venían. Este programa en vivo, razón por lo que no había forma de censurarlos, era visto por millones de familias. ¡Acción! El animador comienza a criticar a los Pistols, recibiendo de vuelta. toda clase de improperios por parte de ellos. Luego, Bill Grundy, en un intento desesperado de calmar las aguas, empieza a hablar con las amigas de los integrantes de la banda, quienes también estaban en el set. Caos total. Paul Cook, Steve Jones, Johnny Rotten, y Sid Vicious  le empiezan a decir 'viejo verde'- es lo más suave que le dicen- ante la risa general de todos. Abruptamente, Grundy dice que se acaba el show de esa noche, buenas noches, y se termina así de rápido la transmisión.

 

Al otro día, todos los titulares de los diarios informaban, escandalizados, cómo The Sex Pistols habían dicho garabatos y ridiculizado al anfitrión. A la banda de punk rock los medios de comunicación masivos les cerraron todas las puertas; mientras, la juventud entraba en éxtasis. El resto es historia.

 

Hasta hoy el punk remece a sus seguidores, y a quienes aman la música.

 

Además, su música remece mentes y almas con letras que defienden causas de justicia social, como el veganismo. 

Los canadienses Propaghandi, quienes han estado activos desde los 80, crean música fuertemente inspirada por temas políticos y sociales. Por ejemplo, las disputas entre los pueblos originarios y los canadienses, o el genocidio de Timor oriental. En Less Talk, More Rock, uno de sus discos más influyentes, se puede escuchar Nailing Descartes to the Wall (Clavando a Descartes en la Pared); una breve pero poderosa canción. Recordemos que el filósofo aludido, fundador de la filosofía moderna, creía que los animales no eran conscientes, sino máquinas. Hacia final del tema se escucha: 

'Soy estupido como cualquier otro, 

pero conozco mis errores. 

Y he reconocido una forma de opresión

ahora reconozco otras.

La vida es demasiado corta 

para hacer que otra sea más corta.' 

 

Mob 47, que lleva casi 40 años tocando, es uno de los grupos hardcore suecos más queridos. Cualquier banda de ese país, que aspira a tocar rápidamente, debe aprender de ellos. Sus letras atacan las injusticias como la carrera armamentista, la brutalidad policial y el racismo. Por supuesto, no podía estar ausente la violencia perpetrada contra los animales no humanos. En una entrevista dicen: 'claro que es doble estándar comer carne pero si te han criado comiendo carne, es difícil romper ese patrón.' Su tema Animal Liberation parte con guitarras feroces y un vocalista enrabiado; cuenta como un niño y un animal abusados se unen, en cuerpo y alma, para derrocar a quien los está atacando: el hombre.

Scarlet Rescue crea música punk/alternativa, y se formaron el año pasado en EEUU. Su vocalista y guitarrista Lisa Barca, doctora en literatura, 'trasciende el pensamiento de los grupos del status quo', y es 'una fuerza del movimiento under feminista.' Este grupo cree en la liberación total de todas las especies, y recauda fondos para los santuarios de animales.  

'Ahora que lo sabes, 

¿seguiremos siendo todavía amigos? 

¡Lo siento pero no puedo ceder! 

Antes de que dejes de seguirme en redes sociales 

¿escucharás lo que tengo que decir?

Entiende que no hay nada más hueco que mirar hacia otro lado.

¡No quieres escuchar opiniones que no son populares!

 Y yo no tengo un megáfono ni subalternos. 

Me hago la simpática

hago como que no me importara.

Pero ese es mi otro yo.

El verdadero dice...' 

I don't Want to Go to the Barbecue

Entonces, a escuchar, bailar y desahogarse con el punk. Su contenido y actitud es atemporal ya que lamentablemente, siempre habrán grupos, como los animales, marginalizados y pisoteados por el 'más fuerte'. Jamás callar.